Un ciprés que habla con el mar.

 

angel

 

RESEÑA DEL POEMARIO “Los deslumbramientos seguido de Recapitulaciones”. Ángel Guinda, Olifante, 2020.

Ángel Guinda ensaya decididamente una sabiduría de la desaparición. Ese es el único oficio del poeta y sin embargo, en esta ocasión, parece que la voz de Guinda se purifica para pasar lista ante el espejo luminoso de la partida por última vez. El poema perfecto es escribir la muerte dijo Juan Gelman y así imagino a Guinda dejando su pose de poeta maldito y habitado de una sabia bondad, de su habitual sencillez, caminando insomne mientras siente el abrazo de su padre en medio de la oscuridad.

Veo a Ángel acariciando con sorna la soga de la vida ensimismado en el exilio de toda identidad, de toda palabra.

El poeta no se prepara para morir sino para soportar la resurrección. Una vejez abandonada, un cansancio sereno, una memoria remendada, una fábula de amor y de dolor, una tormenta sin Dios. Es la justicia imposible. Un ciprés que habla con el mar, el caracol herido de baba por el gigante.

Rey de su destrucción el poeta amanece temprano como los pájaros, abraza el aire.  Se levanta sobre su cuerpo y conquista su propio adiós. Fumando en su balcón reconoce su pecho cansado y en una última recapitulación tatúa en su cabeza, ya escindida, el diálogo eterno de la poesía, el habla sorda entre la vida y la muerte.

Pablo Javier Pérez López

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s